jueves, 16 de septiembre de 2010

Centenario de la Independencia 1910. La Celebración y el Nuevo Rostro de la Ciudad de México

El festejo del Centenario implicaba que la ciudad se transformara que diera paso a la modernización promovida por el régimen de Díaz bajo el lema: “Orden y Progreso”. Los encargados de llevar a cabo este gran proyecto fueron los arquitectos Antonio Rivas Mercado y el italiano Adamo Boari, la ciudad participó y abrazó la construcción de espléndidos edificios que se convertirían en monumentos icónicos para nuestra época, y que citan a México en todo el mundo.

El Paseo de la Reforma, antes Paseo de la Emperatriz, se trasformó según los ideales del cientificismo porfiriano, bajo la ideología francesa que impuso el barón Hausmann en París (recordando que Díaz fue muy influenciado por este país): grandes bulevares arbolados, fuentes, plazas y esculturas. En el corazón se levantó la columna de la Independencia proyectada por Boari y realizada por Rivas Mercado. Las alegorías de la Paz, la Guerra, la Justicia y la Ley de Enrique Alciati, iban acompañadas por la estatua áurea de una Niké o victoria alada con corona de laurel y la cadena rota en sus  manos que evoca la libertad. Como apunta Hubert Howe Bancroft: El monumento a  la Independencia es un símbolo citadino, la imagen que remata la columna fue tomada por los habitantes de la ciudad como su ángel protector.
Díaz en la inauguración del Monumento del Centenario


Otras construcciones también edificadas para este Centenario fueron: El magnifico Manicomio “La Castañeda” que erigido e ideado por el ingeniero Porfirio Díaz hijo, El Hemiciclo a Juárez, el inicio de la construcción de la Cámara de Diputados que posteriormente sería el Monumento a la Revolución, la inauguración Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y también se coloco la primera piedra del monumento a Isabel la Católica sin en cambio jamás se construyó.




La mirada del mundo contempló a nuestro país. Los obsequios de las naciones extranjeras son muestra de la admiración hacia México, o incluso podríamos decir hacia la  simpatía de Díaz, entre estos obsequios se encuentran: El reloj otomano de las calles de Bolívar y Venustiano Carranza; la estatua del barón von Humboldt que envió Alemania y que se encuentra la esquina de Isabel la Católica y Uruguay; la estatua de George Washington, regalo de los Estados Unidos de Norteamérica, que estuvo en la Colonia Juárez; el reloj chino de Bucarelli y la estatua de Luis Pasteur que mandó el gobierno francés, son sólo algunos de los monumentos que revistieron a las fiestas del Centenario.

El banquete y los bailes con motivo del festejo de 1910, hacían brillar el acontecimiento. México se desbordaba para conmemorar el centenario, y luego de la convocatoria nacional,  la sociedad porfiriana fiel al sistema y convencida de sus logros se sumó a las  celebraciones.
Más de veinte banquetes tuvieron lugar en Palacio Nacional y el Alcázar del Castillo de Chapultepec. Del convento de Santa Mónica en la ciudad de Puebla de los Ángeles, las religiosas cocinaron ese manjar de herencia novohispana. Los chiles poblanos se rellenaron con distintas carnes, almendras,  piñones, plátano, manzana, frutos secos y los secretos de la gastronomía virreinal. Bañado con salsa de nuez de castilla, lo adornaría el sabor ancestral de la granada. De esta manera, se recordaba el festín que se le ofreció al emperador Agustín de Iturbide en su entrada triunfal a la Ciudad de México y los vivos colores que el Ejército Trigarante legó a México. En aquella fiesta para celebrar un siglo del inicio de la Independencia, resonaron las palabras del mismo Iturbide: Ya os he enseñado el modo de ser libres, corresponde a vosotros encontrar el de ser felices.
Vajilla de Casa Forensa conmemorativo para el primer
centenario del inicio de la Independencia de México.
Porcelana policromada con filo y el monograma de Porfirio Díaz en oro
También como en este año hubo un desfile el día 15, en el que se mostró la cultura de México hasta esa época. El 16 el desfile militar tuvo la participación de los marinos de diferentes países como: Argentina, Brasil, Alemania y Francia . Y finalmente el día 17 se aprecio la entrega de España del uniforme de Morelos y algunos estandartes de los Insurgentes que en su momento fueron entregados en Palacio Nacional. Para este Centenario Porfirio Díaz personalmente invito a todos los países amigos de México.
Desfile del 15 de septiembre, se muestra al México prehispánico,
con la representación de Cuauhtemoc
Cartel conmemorativo del Centenario
con la copia de la Acta de Independencia
Banquete del Centenario
Cartel conmemorativo del Centenario para la
Marcha para piano de Candelario Rivas 
Cartel del baile en el Palacio
Nacional para los festejos del Centenario del 
inicio de la Independenciade México
23 de septiembre de 1910
Les sugiero revisar el siguiente vídeo para que tengan una clara idea de este Centenario, den click en imagen de abajo:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.